ATAQUE CEREBRAL: Avances  en el Tratamiento

Han surgido alternativas mecánicas para la revascularización:   dispositivos desarrollados para  navegar  los vasos cerebrales  y  funcionar  como aspiradores  de trombo -Dispositivo Penumbra-  o    capturadores  del  mismo para su posterior extracción - Dispositivo MERCI- Ambos han superado  los estudios  de  vigilancia  respecto a  bioseguridad, eficiencia  y  efectividad.

Más  recientemente, para colaborar  en el manejo  del ataque  cerebro  vascular  ha surgido  la  tecnología Sono Trombolisis, procedimiento que  mediante la aplicación  no  invasiva de ondas  de ultrasonido  en combinación  con micropárticulas  de contraste  que actúan  como  burbujas  liberadoras  de  energía,  promueve una  destrucción  mas rápida  del trombo  intravascular  y por consiguiente  una  re perfusión  más  temprana  del área  afectada. 


RESCATE CEREBRAL: NUEVAS TÉCNICAS

Ante el ataque cerebral, el objetivo  principal es la revascularización del  área que  se encuentra  con  deficiencia en la oxigenación. Bajo la consigna de   “EL  TIEMPO  ES  CEREBRO …” el  paciente debe  ser  referenciado  hacia  una  unidad  de ataque  cerebral para obtener:

  • Evaluación  clínica por médicos  especialistas  en el  área cardio- cerebro-vascular
  • Estudios anatómicos y funcionales : alta  tecnología  en  imagen  aplicada  y extensión de los  periodos  de  ventana  terapéutica (tiempo durante  el cual las  intervenciones  pueden promover  un   mejor  resultado  y mejor  pronostico)
  • Revascularización (re establecer   la circulación  sanguínea  mas  allá de  la  obstrucción y mejorar el  déficit  neurológico  del  paciente.  A  este  proceso se  le  denomina Trombolisis o Fibrinolisis ) 

En  el  campo de  la  Revascularización  recaen  en  gran  proporción  los avances técnicos  disponibles  hoy  en  día  en la  Argentina.  La práctica clínica ha  dado  un  paso adelante  y  no se  conforma  con la aplicación  de  agentes  farmacológicos por  vía intravenosa (trombolisis IV) dentro de un  margen estático de tiempo como única  aproximación.  Además  de  la ruta  IV, la  unidad  de  ataque cerebral  debe estar  en  capacidad  de ofrecer una ampliación del  periodo  de rescate,  basados  en el análisis crítico  de  la  fisiología cerebral  individual; es decir, para  cada  caso en   especial existe una terapéutica  particular que puede ser empleada.

La revascularización  puede  ser obtenida  mediante  la  inyección intra-arterial de agentes muy selectivos  que son  liberados   a través  de microsistemas  que  navegan  los vasos  intracerebrales. Por  otra parte,  el re establecimiento del  flujo puede  ser  obtenido  sin la necesidad  de  infundir  sustancias  farmacológicas  que bajo ciertas  circunstancias  colocan al  paciente en un  riesgo  de  hemorragia  adicional a su enfermedad  de  base. 

Han  surgido entonces alternativas mecánicas para la revascularización,  entre  ellas  algunos  dispositivos  ingeniosamente  desarrollados para  navegar  los vasos cerebrales  y  funcionar  como aspiradores  de trombo (Dispositivo Penumbra)  o  como  capturadores  del  mismo para su posterior extracción (Dispositivo MERCI). Este tipo de  dispositivos  han superado  los estudios  de  vigilancia  respecto a  bioseguridad, eficiencia  y  efectividad. Actualmente  son  parte  de la  “caja de herramientas “  con  las  que  debe  contar  la unidad  de  ataque cerebral  y demanda  por  parte  de los médicos especialistas un adecuado  conocimiento  y  entrenamiento  para  obtener los  mejores resultados.

Más  recientemente  y como  un colaborador  en el manejo  del ataque  cerebro  vascular  ha surgido  la  tecnología de la  Sono Trombolisis.  Procedimiento que  mediante la aplicación  no  invasiva de ondas  de ultrasonido  en combinación  con microparticulas  de contraste  que actúan  como  burbujas  liberadoras  de  energía,  promueve una  destrucción  mas rápida  del trombo  intravascular  y por consiguiente  una  re perfusión  más  temprana  del área  afectada. 

La  combinación  de  estas modalidades, en  función  de la  integralidad en el manejo de  un paciente que  se presenta con  un ataque cerebral constituyen la  clave  del pronostico  neurológico a  largo  plazo.  Los centros  especializados  en  ataque  cerebral   deben  ofrecerle  al paciente  y  a su  entorno  la  única  posibilidad  de recuperación posible  basado  en  el  análisis  individual,  el  juicio clínico adecuado,  la aplicación  de alta  tecnología en  imágenes para  su  selección y la disponibilidad  de un  servicio 7/24 con la infraestructura necesaria  para  obtener  esa  revascularización que  es  lo que finalmente evitaría la lesión  neuronal.

El  manejo fraccionado de esta  entidad acarrea  un alto  costo  en la salud  pública y obviamente  un  mal resultado en nuestros  pacientes. Es compromiso de todos  nosotros  difundir el  concepto de  “urgencia” frente   al ataque  cerebral , establecer  los sistemas  de referencia  adecuados  y  promover  la  creación  y desarrollo  de centros especializados en la  ciudad que puedan contribuir  en la reducción de  la discapacidad a  largo  plazo y  mejorar  los índices  de salud en   nuestra  comunidad. 


El Ataque  Cerebral

El ataque cerebral es una enfermedad que afecta los vasos sanguíneos que irrigan sangre al cerebro.

Se produce cuando un vaso sanguíneo que transporta oxígeno y nutrientes al cerebro estalla (ataque hemorrágico al cerebro) o está obstruido por un coágulo (ataque isquémico al cerebro). Cuando ocurre una ruptura o una obstrucción, algunas partes del cerebro no reciben la sangre y el oxígeno que necesitan. Sin oxígeno, las neuronas del área afectada del cerebro no pueden funcionar adecuadamente y mueren en pocos minutos (por lo general de 3 a 4 minutos). Cuando las neuronas no funcionan, la parte del cuerpo que controlan tampoco funciona. Los efectos devastadores de un ataque cerebral grave con frecuencia son permanentes porque las neuronas muertas no se reemplazan.

El ataque  cerebral es la causa  numero  uno  de  discapacidad y es  solamente  superado  por  las enfermedades  cardiacas  y la  sumatoria  de todos  los  tipos  de cáncer  como causa de  mortalidad  en la  población  mundial.

Existen dos tipos de ataque cerebral: Uno, el ataque isquémico que es causado por la obstrucción de un vaso sanguíneo, mientras que el otro, el ataque cerebral hemorrágico, es provocado por sangrado. Los ataques hemorrágicos  tienen un índice de mortalidad mucho más alto que los causados por coágulos.

El ataque  isquémico, representa, aproximadamente, el 87 por ciento de todos los ataques cerebrales. Este  índice  demarca  la  importancia  de tener un  tratamiento efectivo  que mejore  el  pronóstico a largo  plazo  de los  pacientes  que presentan  este tipo de ataque  cerebral. Se produce cuando se forma un coágulo (trombo) y obstruye el flujo sanguíneo en una arteria que transporta sangre a parte del cerebro..Cuando un coágulo se forma dentro de una arteria del cerebro, se llama ataque cerebral trombótico..

De otro  lado, cuando la  obstrucción  es  el resultado de un coágulo que viaja (émbolo) u de otra partícula que se forma lejos del cerebro, generalmente en el corazón, a esto se le llama embolia cerebral. El coágulo viaja por el torrente sanguíneo hasta que se aloja en una arteria del cerebro o que conduce al cerebro y obstruye el flujo de sangre.

INFORMACIÓN DE PRENSA (011) 4334-8000

Laura García                                         
(15) 6 097 9751   
laura@anagambaccini.com.ar

Laura Parellada             
(15) 5 577 0460   
info@anagambaccini.com.ar

Volver

 

Carlos Silva Vildósola 1300 Depto. 22 / Providencia / Santiago - Chile
Fonos: (56-2) 2232 9347
e-mail: presidencia@sonepsyn.cl
Powered by Etomite CMS.