Médicos cuentan con nuevas normas para tratar el alzheimer

  • En las directrices, que pronto serán incorporadas en Chile, se identifican tres etapas en la evolución de la enfermedad, para mejorar el diagnóstico y tratamiento del paciente.

Por primera vez en 27 años, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, su sigla en inglés) y la Asociación Nacional de Alzheimer de ese país, han actualizado las directrices para el diagnóstico de esta enfermedad, con lo que se busca mejorar el tratamiento de los 27 millones de personas que la padecen.

"La investigación sobre el alzheimer evolucionó mucho en los últimos 25 años y ajustar los criterios de diagnóstico para tomar en cuenta estos avances ayuda a acelerar la investigación que beneficiará a los pacientes", explicó en un comunicado el doctor Richard Hodes, director del Instituto Nacional de Envejecimiento de los NIH.

Hasta ahora, los médicos disponían de información que les permitía identificar el alzheimer en etapas avanzadas de su evolución, cuando los síntomas de la demencia ya son evidentes y poco se podía hacer por mejorar la calidad de vida del paciente.

En cambio, las nuevas guías -dadas a conocer ayer- cubren todo el espectro de la enfermedad, que cambia gradualmente con el paso de los años.

"Ahora se divide en tres etapas (ver recuadro), incluyendo una etapa preclínica", que puede provocar cambios en el cerebro una década antes -o más- de que el problema se haga evidente, como precisa la doctora Andrea Slachevsky, de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (Sonepsyn).


Retrasar los síntomas

Esta etapa preclínica es considerada la mejor para intervenir en la enfermedad. Según comenta la doctora Reisa Sperling, del Brigham and Women's Hospital en Boston -y quien dirigió el grupo que escribió las guías sobre el alzheimer preclínico-, mientras más precoz se establezca el diagnóstico, se pueden mejorar ciertos hábitos de vida con el fin de retrasar o minimizar los efectos.
Por ejemplo, algunos estudios muestran que corrigiendo los factores de riesgo cardiovascular -tabaquismo, sedentarismo, alimentación poco sana- se reduce el riesgo de desarrollar alzheimer.

Que un paciente pueda incorporar a tiempo estos cambios va de la mano con otro aspecto destacable de las nuevas guías: la incorporación de biomarcadores a los exámenes clínicos, opina el doctor Patricio Fuentes, neurólogo de la Unidad de Neurología Cognitiva y Demencias del Hospital del Salvador y de la U. de Chile.

Los biomarcadores son proteínas asociadas al desarrollo del alzheimer y que pueden ser identificadas mediante exámenes de sangre o en el líquido cefalorraquídeo.

"Anteriormente, el diagnóstico dependía principalmente del juicio clínico del médico, pero ahora se pueden medir o visualizar cambios patológicos en el organismo que son propios de la enfermedad".

Los especialistas concuerdan en que estas guías serán adoptadas y adaptadas en la consulta en el país. "El diagnóstico mejorará en su nivel de certeza y en su precocidad, sin embargo no variará por ahora la atención de los pacientes ya diagnosticados", precisa el doctor Fuentes.

Al respecto, la doctora Slachevsky lamenta que no existan a nivel público programas reales para pacientes con alzheimer y otras demencias. "No se reconoce la importancia de esta enfermedad, así que nos falta mucho".


Casos

150 mil chilenos se estima que padecen la enfermedad de Alzheimer. En Estados Unidos, las estadísticas hablan de 5 millones de pacientes y, a nivel mundial, la cifra alcanza los 27 millones de personas.


Etapas de diagnóstico

Las nuevas guías clínicas dividen la progresión de la enfermedad en tres etapas:

1 Etapa preclínica: Cuando comienzan a formarse marañas de proteína amiloide en el cerebro de personas hasta entonces saludables, provocando la muerte de las neuronas. Aparece diez años o más antes de la demencia. Es el mejor momento para intervenir.

2 Deterioro cognitivo leve: Incluye síntomas de pérdida de memoria evidentes y cuantificables, pero no tan pronunciados como para impedir que la persona viva de manera autónoma. No todos los pacientes con estos síntomas evolucionarán hacia un Alzheimer.

3 Demencia: La tercera y última fase caracterizada por el deterioro progresivo de las facultades físicas y mentales.

Fuente: Cristián M. González S. - El Mercurio

Volver

 

Carlos Silva Vildósola 1300 Depto. 22 / Providencia / Santiago - Chile
Fonos: (56-2) 2232 9347
e-mail: presidencia@sonepsyn.cl
Powered by Etomite CMS.