Llegan al país nuevas drogas que reducen infartos cerebrales

  • Mientras una acaba de aparecer en Chile, la otra se lanzaría al mercado a fin de año. Ambas son orales.

Debieron pasar 50 años para que se produjera una renovación completa del tratamiento que permite prevenir la formación de coágulos en la sangre, los que finalmente causan un infarto cerebral.

Se trata de una verdadera revolución para las personas adultas y también los mayores, rango de edad en que el riesgo de ataques cerebrales va aumentando de la mano con otras enfermedades como la hipertensión, diabetes, colesterol alto y tabaquismo.

Pero, además, hay otro factor importante en la producción de estas embolias: la llamada fibrilación auricular, un tipo de arritmia que se observa con más frecuencia por sobre los 65 años. Sobre los 80, se presenta en hasta un 15% de la población.


Fin de una época

Hasta hace poco, las únicas alternativas para evitar la formación de coágulos eran la llamada warfarina, que es inyectable, y el sintron de uso oral. El problema con estos fármacos es que el rango entre su dosis menor, que no tiene efecto, y la mayor, que causa hemorragia, es muy estrecho. O sea, entre salvar vidas y matar, la diferencia de dosis es muy pequeña. Para evitar este riesgo, se requiere hacer chequeos médicos mensuales. Y si hay complicaciones, los controles deben ser semanales.

Pero esta incertidumbre se acabó. Esto porque desde fines de julio ya está en el país dabigatrán, un medicamento oral que debe tomarse una o dos veces al día, que ha mostrado excelentes resultados y que no necesita ser monitoreado con controles médicos, ya que es un fármaco muy seguro. Este producto fue aprobado por la FDA estadounidense en octubre pasado.

A fin de año, en tanto, se espere que llegue a Chile otro fármaco de nueva generación que se llama rivaroxaban, que también es de uso oral, con una dosis diaria. Y hay un tercero cerca.

Para el doctor Vivencio Barrios, del Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, España, lo más importante con dabigatrán es "que el paciente mantenga su adherencia al tratamiento, porque es muy frecuente que deban tomarlo de por vida".

Lo que pasa es que estas nuevas terapias, al ser seguras y no requerir de controles médicos frecuentes, podrían facilitar que los pacientes no sientan la preocupación de cumplir con ellas a cabalidad. El costo paradojal de tener mejores tratamientos.

El terceroExiste un tercer producto que previene los ataques cerebrales, que es el apixaban. Es de uso oral, dos veces al día, y el próximo año podría ser aprobado.

Fuente: El Mercurio
1 de agosto

Volver

 

Carlos Silva Vildósola 1300 Depto. 22 / Providencia / Santiago - Chile
Fonos: (56-2) 2232 9347
e-mail: presidencia@sonepsyn.cl
Powered by Etomite CMS.