El suicidio cobra  1 millón de vidas cada año

  • La organización no gubernamental,  Red Mundial de Suicidólogos,  que cuenta con miembros especialistas de distintos países y cuyo Presidente es el psiquiatra chileno, miembro director de SONEPSYN, Dr. Juan Carlos Martínez Aguayo, ha formulado recientemente un llamado a la prevención exhibiendo cifras que impactan.

Cada año mueren en el mundo cerca de 55 millones de personas. El suicidio (del latín sui caedere: matarse a sí mismo) cobra alrededor de un millón de esas muertes, correspondiendo a un 1,5 a 2% del total.  

Al respecto el Doctor Martínez señala “se podría plantear que 1 a 2% es una cifra baja, sin embargo, si consideramos las cientos o miles de causas de muertes el 1 ó 2 por ciento es una cifra muy alta. En adultos jóvenes el  suicidio es la segunda causa de muerte superando incluso a los homicidios”.

“En los últimos 40 a 50 años la mortalidad en adolescentes se ha incrementado en un 19%. Las primeras tres causas de muerte son los accidentes no intencionales, el homicidio y el suicidio. Éste último ocupa el tercer lugar como causa de muerte en el grupo etario de 15 a 24 años y la segunda causa de muerte desplazando a los homicidios en el grupo de adultos jóvenes entre 25 y 34 años”, comenta el Presidente de la Red Mundial de Suicidólogos.

De 100 causas de muerte por violencia 50 son por suicidio, 30 por homicidio y 20 por acciones bélicas o actos terroristas.

Durante el transcurso de la infancia y adolescencia la ideación suicida puede afectar entre el 15 a  25% de los niños y adolescentes, e incrementa en 30 veces el riesgo de suicidio.

Por su parte, los intentos de suicidio tendrían una incidencia anual de 6% en las adolescentes (mujeres) y de 2,3% para los varones; siendo la incidencia “vida” (durante todo el período de la niñez y adolescencia) entre 1,5 a 10,1 para las mujeres y 1,3 a 3,8% para los varones. Otros refieren cifras de 1 a 3% durante la edad escolar y de 3 a 15% para los adolescentes. Al respecto un intento de suicidio incrementa en hasta 100 veces el riesgo de suicidio.

Las tasas de suicidio son de un 8,0 – 9.5 x 100,000 (15 a 19 años)  para los adolescentes, y de un  0,6 x 100,000 (5 a 14 años) para el caso de los niños y preadolescentes.

 

¿Qué hay detrás de un suicidio?

“Detrás del suicidio existe una enfermedad mental a lo menos en el 90% de los casos. Entre las cuales las más importantes son los trastornos del ánimo. La presencia de una depresión mayor incrementa entre 12 a 20 veces el riesgo de suicidio. Pero si existe desesperanza como síntoma se incrementa el riesgo en 20 veces mas “ apunta el Dr. Martínez.

Por otra parte, los efectos del suicidio trascienden al suicida con efectos tremendamente negativos tanto en la familia como en los seres cercanos y la comunidad general. Por cada muerto por suicidio existen seis sobrevivientes (definido como parientes o personas ligadas al suicida) que cargan con la tristeza, angustia y culpa.

     

Existen muchos mitos con respecto al suicidio, los suicidas y quienes lo intentan, Pasemos a enunciar algunos de ellos, no todos, desde luego, y expondremos los criterios científicos que desde este momento deben primar en la familia para poder hacer efectiva su ayuda en prevenir el suicidio de alguno de sus integrantes:

1. Mito: El que se quiere matar no lo dice

Criterio equivocado pues conduce a no prestar atención a las personas que manifiestan sus ideas suicidas o amenazan con suicidarse.

Criterio científico: De cada diez personas que se suicidan, nueve de ellas dijeron claramente sus propósitos y la otra dejó entrever sus intenciones de acabar con su vida.

2. Mito: El que lo dice no lo hace

Criterio equivocado ya que conduce a minimizar las amenazas suicidas las que pueden ser consideradas erróneamente como chantajes, manipulaciones, alardes, etc.

Criterio científico: Todo el que se suicida expresó con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta lo que ocurriría.

3. Mito: Una persona que se va a suicidar no emite señales de lo que va a hacer

Criterio equivocado que pretende desconocer las manifestaciones prodrómicas del suicidio.

Criterio científico: Todo el que se suicida expresó con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta lo que ocurriría.

4. Mito: El que intenta el suicidio es un cobarde

Criterio equivocado que pretende evitar el suicidio equiparándolo con una cualidad negativa de la personalidad.

Criterio científico: Los que intentan el suicidio no son cobardes sino personas que sufren.

5. Mito: El que intenta el suicidio es un valiente

Criterio equivocado que pretende equiparar el suicidio con una cualidad positiva de la personalidad lo cual entorpece su prevención pues lo justifica haciéndolo sinónimo de un atributo imitable y que todos desean poseer como es el valor.

Criterio científico: Los que intentan el suicidio no son valientes ni cobardes, pues la valentía y la cobardía son atributos de la personalidad que no se cuantifican o miden según la cantidad de veces que usted se quita la vida o se la respeta.

6. Mito: Preguntar a una persona en este riesgo si ha pensado en el suicidio se le puede incitar a que lo realice

Criterio equivocado que infunde temor para abordar la temática del suicidio en quienes están en riesgo de cometerlo.

Criterio científico: Está demostrado que hablar sobre el suicidio con una persona en tal riesgo en vez de incitar, provocar o introducir en su cabeza esa idea, reduce el peligro de cometerlo y puede ser la única posibilidad que ofrezca el sujeto para el análisis de sus propósitos autodestructivos.(1)(2)
 

Conozca cómo prevenir y mayores antecedentes en el sitio oficial de la Red Mundial  de Suicidólogos  :  www.redmundialsuicidiologos.org

Volver

 

Carlos Silva Vildósola 1300 Depto. 22 / Providencia / Santiago - Chile
Fonos: (56-2) 2232 9347
e-mail: presidencia@sonepsyn.cl
Powered by Etomite CMS.