Felicidad en el trabajo: un imperativo económico, pero sobre todo moral

Por Wenceslao Unanue Manríquez
Escuela de Negocios Universidad Adolfo Ibáñez 
El Dínamo

Estudios recientes del mercado laboral británico muestran una significativa disminución de licencias médicas presentadas por los trabajadores. En Chile, sin embargo, hemos venido observando lo contrario.

Diversas investigaciones muestran que la felicidad laboral está directamente relacionada con una mejor salud. Trabajadores más satisfechos con sus organizaciones no sólo muestran mejores niveles de productividad, sino que también se enferman menos. ¿Podríamos entonces concluir que los trabajadores en Reino Unido son más felices que en Chile?

No!

Al investigar en profundidad los motivos por los cuales las licencias médicas han disminuido en Inglaterra, los resultados son alarmantes. La principal razón que esgrimen los entrevistados no es una mayor satisfacción con sus empleos, ni el gozar de mejor salud. Por el contrario, la principal razón es el miedo. Sí, el miedo a perder su fuente laboral. Miedo que ha venido aparejado con incrementos sustanciales en las tasas de depresión, ansiedad, y estrés. El caso chileno no es muy distinto. Recientemente, la OCDE ha ubicado a nuestro país dentro de las naciones más enfermas mentalmente del planeta.

Por lo tanto, hoy en día muchas empresas son motivos de infelicidad. De hecho, así lo corrobora un estudio británico en que más del 50% de los trabajadores se declararon altamente infelices con sus trabajos. Lo anterior deja al descubierto la ignorancia existente acerca del ya bastante conocido link felicidad-productividad. Por ejemplo, se ha descubierto que los lugares más felices producen mejores niveles de confianza, menor rotación y ausentismo, mayor creatividad y, por lo tanto, más altos niveles de productividad. La conclusión obvia es que los líderes modernos se han olvidado de crear felicidad en sus organizaciones. Y al hacerlo, se han perdido la oportunidad de hacerlas más rentables. Por ejemplo, se ha encontrado recientemente que los lugares más felices para trabajar mostraron niveles de productividad casi un 7% más alto que las empresas del índice de S&P 500.

Datos como los anteriores nos llevan a destacar el rol que las empresas chilenas deberían cumplir en la construcción de una mejor sociedad. Nuestras organizaciones tienen la gran obligación de crear felicidad en sus trabajadores. Hacerlo no sólo redundará en una mayor productividad (y mayores ganancias!) para ellas, sino que permitirá además, mejorar la calidad de vida y aliviar el sufrimiento de miles de seres humanos que destinan más de 10 horas al día en sus organizaciones. Promover la felicidad laboral se ha transformado, por lo tanto, no sólo en un imperativo económico, sino que sobre todo en un imperativo moral.

Columna publicada el 15 Enero 2013 en el portal web de Universidad Adolfo Ibañez

Link directo :

http://www.uai.cl/columnas-de-opinion/felicidad-en-el-trabajo-un-imperativo-economico-pero-sobre-todo-moral-2

Volver

 

Carlos Silva Vildósola 1300 Depto. 22 / Providencia / Santiago - Chile
Fonos: (56-2) 2232 9347
e-mail: presidencia@sonepsyn.cl
Powered by Etomite CMS.