¿Cuál es el modelo de sociedad que estamos construyendo? ¿Estamos sobremedicando el dolor en lugar de hacernos cargo de nuestro bienestar?

Por Angélica Montenegro
Terapeuta ocupacional
Socia Adjunta de SONEPSYN

Parece innegable que la época actual está caracterizada por el exitismo, consumismo y hedonismo. Hoy en día, el dolor y los padecimientos no tienen cabida. Lo que si tiene espacio es la búsqueda incesante de placer sea a través del consumo de sustancias, de las compras compulsivas e incluso del excesivo consumo de alimentos mas allá del necesario aporte nutricional lo que evidentemente nos esta convirtiendo en una población con alarmantes índices de  sobrepeso y obesidad.

Pensadores de la corriente existencialista, plantean algunas diferencias entre dolor y sufrimiento. En términos de la  vivencia de la temporalidad, se dice que el dolor se vive siempre en el presente; el sufrimiento en tanto, se sitúa en el pasado o en el devenir. Así entonces, duele la cabeza " ahora"; se sufre por la perdida de  un ser querido o por la proximidad de un examen importante.Dolor y sufrimiento hoy día requieren de analgesia urgente, de manera que quien lo padece intenta buscar alivio inmediato.

Respecto de los padecimientos del ánimo y en particular de la depresión, se dice que la introducción de los antidepresivos en la década del 50, representó una eficaz ayuda en la intervención terapéutica de estos cuadros. Solo quien haya vivido el sentimiento de profundo infortunio y desesperanza de un cuadro depresivo, lograra comprender a otro en similar condición.

La pregunta es cómo construir una sociedad capaz de regocijarse con las pequeñas cosas, de forma de "nutrirnos" de afectos, de pequeños obsequios en  los que podamos disfrutar de la manufacturación propia, del deporte, de la vida al aire libre etc., lo que redundaría esto último, en términos de salud pública, a mejorar índices de hipertensión y diabetes.

Las guías clínicas actuales, hacen hincapié en la buena diagnosis. Pequeños episodios ansiosos, no deben ser medicados. Sabido es que las benzodiacepinas producen habituación y dependencia sin contar el fenómeno de tolerancia, que hace que el propio paciente aumente dosis para obtener similar efecto. Lo ideal entonces es manejar la ansiedad en su grado leve a través de otras prácticas como técnicas de respiración y relajación, actividad física y aprendizaje del manejo de la ansiedad desde el desarrollo personal.

El retorno al pasado no siempre es malo: cambiar la tablet o el control remoto, por el juego en la plaza del barrio o el partido de fútbol en la cancha cercana; la colación de papas fritas o nachos por la fruta cuyo jugo escurría por el brazo; la  comunicación actual en que se " habla" sin ver el rostro del otro, por una comunicación presencial, aquella en que se entra en una real comunión.

Junto a los hábitos, es imperativo un cambio de mentalidad que tienda al  bien- estar en la simpleza de lo cotidiano.

 

* Las opiniones vertidas por Angélica Montenegro no necesariamente representan la voz oficial de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurociguría, SONEPSYN.

Volver

 

Carlos Silva Vildósola 1300 Depto. 22 / Providencia / Santiago - Chile
Fonos: (56-2) 2232 9347
e-mail: presidencia@sonepsyn.cl
Powered by Etomite CMS.