Saludos a los y las psiquiatras en el Día Mundial de la Salud Mental

Image
Noticia 10 de octubre 2020

Con afecto y profundo reconocimiento por la labor individual y social que realizan en la salud mental del país, el Dr. Lientur Taha, presidente de la Sociedad de Psiquiatría, Neurología y Neurocirugía, Sonepsyn, saluda a los y las psiquiatras en la conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental.

Reconocemos la  importante labor realizada en el medio de una de la pandemia de SARS COV2, que ha puesto en crisis todos los sistemas de salud y de relaciones sociales, impactando a la población que enfrenta la enfermedad en inéditas condiciones de aislamiento, fuertes restricciones económicas, pobreza y el dolor de la pérdida de seres queridos, entre múltiples consecuencias. Este impacto se multiplica en los profesionales de la salud que enfrentan en forma directa el riesgo de un virus con un comportamiento en gran parte aún desconocidos.

Pero los y las profesionales de la salud y la experiencia registrada en otras emergencias, señalan que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años si no hacemos algo ahora.

La salud mental es una de las áreas más desatendidas de la salud pública en Chile y en el mundo, cerca de 1000 millones de personas viven con un trastorno mental, 3 millones de personas mueren cada año por el consumo nocivo de alcohol y una persona se suicida cada 40 segundos en el mundo. Y ahora, miles de millones de personas en el planeta se ven afectadas por la pandemia de COVID-19.

Por ello, cuando se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, liderado por la Organización Mundial de la Salud, OMS; la Federación Mundial de Salud Mental, entre otras instituciones, nos sumamos al llamado a visibilizar el subfinanciamiento de los programas de salud mental en el ámbito nacional e internacional, mejorar el acceso a atención y  atender los factores que previenen e impactan positivamente en ella, aumentando los recursos nacionales invertidos.

Las OMS sostiene que los países gastan en promedio sólo el 2% de sus presupuestos sanitarios en salud mental, a pesar de que por cada US$ 1 invertido en la ampliación del tratamiento de trastornos mentales comunes, como la depresión y la ansiedad, se obtiene un rendimiento de US$ 5 en cuanto a la mejora de la salud y la productividad.

Vemos las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en el bienestar mental de las personas y a menos que nos comprometamos seriamente a aumentar la inversión en salud mental, las consecuencias sanitarias, sociales y económicas aumentarán su alcance

La población en general también está llamada a comprometerse con medidas que apoyen la propia salud mental y la de su entorno, apoyando a familiares y amigos, los empleadores públicos y privados, pueden adoptar medidas para establecer programas de bienestar de los y las trabajadoras y demandar a nivel gubernamental políticas de financiamiento y accesos, ampliando los servicios de salud mental. Los medios de comunicación también deben aportar explicando sobre nuevas formas para que la atención de la salud mental sea una realidad para todos y todas.