SONEPSYN insta a votar en contra de Proyecto de Ley sobre Licencias Médicas

Image
Noticia 12 de enero 2024

La Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía hace un llamado a los y las Honorables Diputados y Diputadas a rechazar la iniciativa sobre el otorgamiento y uso de dicho permiso.

La crisis del sistema de licencias médicas afecta negativamente la recuperación de pacientes, el trabajo médico y la estabilidad económica del sistema completo. No cabe duda de que requiere una revisión mayor. Sin embargo, la aproximación simplista de este proyecto de Ley a un problema sistémico complejo, buscando perseguir y criminalizar conductas no deseadas de algunos prestadores de salud, dista de ser la respuesta que el país necesita para resolver esta crisis. “Quemar en la hoguera a los delincuentes” puede sonar atractivo para masas indignadas, sin embargo, no aporta realmente a resolver los principales vicios del sistema.

En su forma actual este proyecto de Ley puede empeorar el daño que ya se ha producido en el trabajo médico, ya que se verá aún más perturbada la correcta prescripción del reposo médico, favoreciendo el amedrentamiento judicial que algunas ISAPREs han llevado a cabo sistemáticamente; de modo adicional, se reducirá la capacidad de entregar atenciones médicas porque muchas horas de trabajo estarán bloqueadas por la producción de informes inoficiosos, que no tienen un destinatario calificado y que no han logrado frenar la industria del fraude.

Un punto fundamental -hasta ahora ausente de la discusión legislativa- son los vicios de aseguradores de salud que rechazan el 80% de los reposos indicados por causas de salud mental y que -basados en argumentos muy discutibles- persiguen en términos administrativos y judiciales a más de 1000 médicos solamente por prescribir más reposos que el promedio. Otro aspecto del problema es la emisión fraudulenta de licencias médicas, cuyo costo ha llegado a poner en riesgo la viabilidad del sistema completo y que ha florecido bajo una ley esencialmente inquisitiva y penalista que está vigente hace más de una década. Entre ambos fenómenos se encuentra además una serie de insuficiencias en relación con los estándares de prescripción, evaluación y revisión del reposo médico, y la colocación de incentivos económicos para pacientes, aseguradoras y empleadores, que interactúan negativamente con el buen funcionamiento del sistema.

No existe ninguna duda respecto a la necesidad de pesquisar y sancionar con todo el rigor de la Ley a los prestadores (institucionales e individuales) que emiten fraudulentamente licencias médicas. Sin embargo, el objeto de “FORTALECER LAS FACULTADES DE LOS ORGANISMOS REGULADORES Y FISCALIZADORES Y AUMENTAR LAS MULTAS Y PERÍODOS DE SUSPENSIÓN DE LOS EMISORES DE LICENCIAS MÉDICAS”, con alta probabilidad contribuirá a agravar los problemas que actualmente sufren pacientes y médicos debido a las debilidades de la Ley 20.585.

Principales problemas detectados:

1. El proyecto de Ley yerra el foco del problema y criminaliza un acto médico acercándose peligrosamente a un populismo penal Considerando la complejidad del problema, cualquier propuesta legislativa de mejora a la Ley 20.585, debiese plantearse a través de una reforma al sistema que aborde sus distintos puntos críticos. Enfocarse exclusivamente en aumentar las penas a algunas conductas que pudiesen ser consideradas como fraudulentas -en base a definiciones que ya resultan imprecisas en la ley vigente- resulta parcial, desarticulado y con potenciales impactos sistémicos negativos.

2. El proyecto de Ley favorece que el sistema judicial sea abusado por parte de ISAPREs como forma de amedrentamiento de médicos que emiten licencias médicas en el marco de la Lex Artis.

El proyecto de Ley en su forma actual, no define con precisión qué casos serán considerados como emisión fraudulenta de licencias médicas, lo que permite que estos abusos y usos espurios de la Ley 20.585 sigan ocurriendo, avalando -e incluso promoviendo- las malas prácticas de ISAPREs en su “persecución del fraude” como estrategias de contención de costos, en desmedro de la salud de los pacientes y del buen ejercicio de la medicina.

3. El proyecto de Ley sanciona injustamente a médicos por la demora en la entrega de informes con antecedentes médicos a los que no tienen acceso.  La solicitud de informes en los términos que plantea el proyecto no permite discriminar entre un fraude y una indicación médica adecuada, sobrecarga al médico de un trabajo administrativo que no ayuda al paciente, facilita el abuso de entidades fiscalizadores y genera una nueva forma de amedrentamiento que con seguridad será también mal utilizada por ISAPREs inescrupulosas que ya han demostrado hacer mal uso de las herramientas que la Ley actual les otorga.

Propuestas:
Aumentar sanciones a quienes emiten licencias médicas, sin clarificar los criterios que sugieren que una emisión es fraudulenta, sólo repercutirá en un amedrentamiento general al ejercicio profesional de quienes por su especialidad o lugar de atención vean pacientes de mayor vulnerabilidad, lo que repercutirá negativamente en la salud de los pacientes.

Por lo tanto, la SOCIEDAD DE NEUROLOGÍA, PSIQUIATRÍA Y NEUROCIRUGÍA propone:
1. Iniciar una discusión con altura de miras, amplia y participativa de todos los actores incumbentes (cotizantes usuarios, trabajadores, empleadores, seguros, médicos prescriptores, autoridades sanitarias, órganos reguladores, etc) para reformar el sistema de licencias médicas en Chile sin caer en un populismo penal, tratando de simplificar y robustecer el procedimiento burocrático, para que no sean perturbados los pacientes y profesionales que pretenden obrar de buena fe.

2. Clarificar los criterios que indican que una licencia médica es fraudulenta.  Solamente una vez establecidos en la ley, entonces (solo entonces) tendrá algún sentido aumentar las sanciones a quienes cumplan con estos criterios de emisión de licencias fraudulentas.

3. Revisar la función, pertinencia y sanciones asociadas a la emisión de informes, considerando excepciones frente a situaciones como imposibilidad de acceso a la ficha clínica u otros.

4. Prohibir y sancionar la publicidad que promociona la venta de Licencias Médicas a través de distintos medios y plataformas.

Dra. Daniela Gómez A.
Presidenta
Sonepsyn