Dr. Carlos Silva recibe Premio Dr. Guillermo Brinck Pasvahl

Image
Noticia 19 de enero 2023

Se trata de una distinción a la excelencia en el ejercicio de la neurología, en el ámbito clínico, académico o de investigación.

En el marco de su LXXVIII, la Sociedad de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría efectuó su Noche de Honor y entre los homenajeados estuvo el socio y médico neurólogo Dr. Carlos Silva Rosas.
En la oportunidad, el Dr. Pablo Venegas realizó la semblanza del Dr. Silva, quien agradeció con las siguientes palabras el reconocimiento recibido:

Estimados y estimadas colegas:

La relación que establecemos con quien sufre una dolencia está sustentada en el saber escuchar, la empatía, la paciencia y que el enfermo se sienta acogido. Sin duda, además de las competencias técnicas, es un pilar ético y esencial en la medicina. Estimo que, en la neurología, todos estos principios se ven aún más potenciados. A pesar de los grandes avances en nuestra especialidad hay pacientes con enfermedades crónicas y degenerativas.  Sin duda, el reconocimiento de nuestros enfermos y familias nos produce una enorme satisfacción.

Como docente, otra fuente de alborozo es sentir el aprecio de nuestros alumnos, internos y residentes. De otra manera, este aprecio es consustancial a su agradecimiento por la enseñanza tanto de competencias como valores.

Considerando la enorme importancia de los puntos anteriores, el reconocimiento por mis pares de nuestra Sociedad constituye un hecho que me genera un gran júbilo y honor, más aún, al entregarme una medalla que lleva el nombre del Prof. Guillermo Brinck Pasvahl, prohombre, humanista, librepensador y con un conocimiento de la neurología basado en su extraordinaria capacidad de observación y reflexión. Basta recordar la descripción que realizó del sopor y el coma, antes de la publicación del texto clásico de Plum y Posner.

Amigos, confieso mi orgullo por los valores que me inculcaron mis abuelos y padres, particularmente Emilio el Ferroviario y Nancy, profesora básica que nos dejó el año pasado, precisamente por una enfermedad de Alzheimer. Ellos, que llegaron a Santiago desde aquel Temuco, con su selva fría, la letanía del repicar de la lluvia sobre los techos de zinc y el olor a carbón piedra que emanaba de esas montañas de hierro, domeñabas por mi abuelo en la Casa de Máquinas. Este orgullo se extiende a ser un hijo de la Educación Pública y por elegir mi alma mater, La Universidad de Chile.

Dedico este premio a mis ancestros Nancy, Carlos, Emilio e Irene, que están vivos a través de mi recuerdo; a Marcela, mi señora, siempre a mi lado, por su amor y comprensión incondicionales; y a mis hijos María José y Carlitos.

La vida nos da la oportunidad de elegir a esos grandes amigos. Gracias querido Pablo, acompañándome en momentos de alegría, pero sobre todo en las épocas aciagas de la existencia.

Finalmente, este reconocimiento lleva implícito la responsabilidad de continuar por la senda que tomé; la enseñanza no solo limitada a lo disciplinar, sino también el poder transmitir el amor hacia el que sufre, aun con mis defectos inmanentes a la condición humana. Además, seguir, como todos lo hacemos, aportando nuestro granito de arena con presentaciones y trabajos, lo que lleva al crecimiento de la maravillosa especialidad que hemos elegido: la NEUROLOGÍA.

Les reitero mi gratitud.
¡Un gran abrazo!

    1