Dr. Melchor Lemp es nombrado “Maestro de la Neurocirugía Chilena”

Image
Noticia 22 de enero 2023

“Este reconocimiento ha sido una muy grata sorpresa. Conlleva la opinión de mis pares lo que profundiza su importancia y el valor que representa”, sostuvo el homenajeado.

En el marco de su LXXVIII, la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía efectuó su Noche de Honor y entre los homenajeados estuvo el socio y neurocirujano Dr. Melchor Lemp Miranda.

En la oportunidad, el Dr. Jorge Cerda realizó la semblanza del Dr. Lemp, quien agradeció con las siguientes palabras el reconocimiento recibido:

Estimada Dra Daniela Gómez, Presidenta, estimadas señoras y señores, integrantes del Directorio de SONEPSYN, estimados colegas y familiares:
En primer lugar, quiero dar las gracias a este Directorio de SONEPSYN por esta distinción tan significativa.

Este reconocimiento que se me entrega ha sido una muy grata sorpresa. Conlleva la opinión de mis pares lo que profundiza su importancia y el valor que representa.

Ahora, con vuestra venia, debo comentarles un recuerdo triste: Este año lo comenzamos con mucha pena:  falleció un Neurocirujano, exalumno nuestro, un colega y un amigo, a quien recuerdo con mucho cariño, al que varios de los aquí presentes deben haber conocido:  el Dr. Franco Ravera Zunino. Hoy ante tan enorme y grata sorpresa al recibir este significativo reconocimiento, es un momento de alegría, el cual comparto con él este día.

Al recordar a mis propios maestros quise entender mejor las cualidades de cada uno de ellos y las dudas por las mías. Leyendo y buscando, me ha permitido entender lo que representa un Maestro. Voy a citar algunos de los que yo tuve:

Al Profesor Eduardo Fuentes Besoaín, primer Neurocirujano del HCUCH allá por 1952, que fue acogido por los Neurólogos de esa cátedra. (Hugo Lea Plaza y Guillermo Brinck Pasvahl), que a su vez eran los herederos de sus Maestros (H. Orrego Luco y J. Luco Arriagada). El Dr Fuentes, tenía un conocimiento muy acabado del Sistema Nervioso y nos lo exigía siempre. Solicitaba a su manera, también puntualidad, un celoso cuidado en el pabellón y rigurosidad en la ficha clínica y con una buena escritura.

Al Profesor Emilio Morales N., quien consigue la creación del Dpto. de Neurología-Neurocirugía del área Norte de la Facultad de Medicina. Llamaba la atención a través de su personalidad acogedora y siempre dispuesto al diálogo.

Al Dr. Selim Concha G., un Maestro.  Cuando ingresé al Servicio, él recién llegaba después de su estadía en Boston, donde se perfeccionó con la técnica microquirúrgica en la Neurocirugía craneal y de columna. Por un asunto de suerte y no de méritos, me acogió como ayudante en sus operaciones.

Es muy probable que quienes vieron trabajar a estos maestros, escuchar y apreciar sus experiencias, se hayan impregnado buenamente con sus virtudes y sus ejemplos.

Una parte importante en la vida es la familia. Quiero recordar a mis padres, cuyos esfuerzos permanentes para con nosotros, sus hijos, permitió nuestra educación completa, cautelada por sus hábitos, y disciplinas, (“las de antaño”,) que nos prepararon adecuadamente para los desafíos esperables. Aunque ya no están en esta Tierra, para ellos vayan mis agradecimientos eternos.

Debo mencionar a mi esposa, Daisy, pues no pudo acompañarme, pero a ella le debo una familia y le agradezco su generosidad para aceptar las exigencias de esta especialidad y aceptando ausencias o retrasos a momentos familiares.
Pero quiero decirles algo muy personal:

Yo fui invitado a ingresar a nuestra Sociedad, por el Dr. José Luis Castillo, a quien conocí en las reuniones de Postgrado en la Facultad de Medicina de la U. de Chile. Supe de su entusiasmo para trabajar en equipo y su experticia en docencia, entre otras cosas. Hoy le agradezco públicamente ese gesto, pues me permitió conocer a esta Sociedad que hoy me premia.

En cuanto a esta ceremonia y premiación, me permito decir una frase que me interpreta. Se atribuye a un famoso político británico:

“Las Condecoraciones y los Honores nunca deben buscarse, nunca deben rechazarse y nunca deben mostrarse”.

Finalmente, y para todos Uds.

MUCHAS VECES MUCHAS GRACIAS.

    1